La generación de gobernadores más corruptos de la historia de México: Huffington Post

GurúNOTICIAS

La generación de gobernadores más corruptos de la historia de México: Huffington Post

GurúVisitas 35,657

Esta es la generación de gobernadores más corruptos en la historia del país, al menos, de la que se tenga registro. ¿Cómo llegamos a esta situación?

La corrupción de la última camada de gobernadores en México no tiene precedentes. Nunca antes en la historia del país habían podido documentarse desfalcos tan grandes en los gobiernos estatales. Y esto se debe principalmente a dos factores: el poder que tomaron los gobernadores con la alternancia en la presidencia de la República y la información generada por el trabajo de organizaciones civiles y algunas investigaciones periodísticas.

Todo lo anterior nos lleva a la pregunta obligada: ¿es esta la generación de gobernadores más corruptos en la historia del país? Algunos expertos como la politóloga Denise Dresser creen que sí.

Bajo esta presidencia hemos visto un nivel de saqueo y de capitalismo de cuates que no habíamos presenciado en la historia del país". Denise Dresser, académica del ITAM

"Ha habido siempre un pacto de impunidad en el PRI, pero en la medida en que se descentralizó el poder y surgió el nuevo federalismo y los gobernadores se convirtieron en pequeños virreyes pudieron operar con absoluta libertad en sus feudos sin ninguna vigilancia presidencial, o si había escrutinio presidencial, estaban haciendo lo que el presidente ha hecho", agrega Dresser en entrevista con el Huffington Post.

La académica agrega que a diferencia del viejo régimen donde el PRI metía en cintura a los gobernadores que se convertían en un problema para el presidente de la República, la alternancia en el poder con la llegada del PAN cambió la correlación de fuerzas y dio mayor libertad para que los gobernadores pudieran operar a sus anchas, controlando los congresos estatales y los sistemas de sus respectivas entidades.

Antes "los exiliaban, los sacaban del poder o los mandaban a alguna embajada", dice Dresser, pero "en este sexenio hubo una licencia para actuar así, porque así había actuado Peña Nieto en Atlacomulco y esto está profundamente enraizado en el ADN del PRI que actualmente gobierna".

De 2010 a la fecha, al menos 11 gobernadores han sido señalados por actos de corrupción e investigados por la Procuraduría General de la República por desvío de recursos públicos y enriquecimiento ilícito. Entre ellos, figuran los casos de Javier Duarte (Veracruz), Roberto Borge (Quintana Roo), Guillermo Padrés (Sonora), César Duarte (Chihuahua), Ángel Aguirre (Guerrero), Fausto Vallejo (Michoacán), Jorge Herrera Caldera (Durango), Miguel Alonso Reyes (Zacatecas), Rodrigo Medina (Nuevo León), Egidio Torre Cantú (Tamaulipas) y Rubén Moreira (Coahuila).

Esto sin contar con gobernadores de años anteriores fueron investigados por casos de enriquecimiento ilícito y vínculos con el crimen organizado, entre los cuales se incluyen los nombres de Andrés Granier (Tabasco), Humberto Moreira (Coahuila), Juan Sabines (Chiapas), Emilio González (Jalisco), Fidel Herrera (Veracruz), Arturo Montiel (Estado de México), Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández (Tamaulipas), José Murat y Ulises Ruíz (Oaxaca).

Pero aún cuando la misma Auditoría Superior de la Federación ha reconocido que el tamaño del desfalco como el de Javier Duarte en Veracruz ha impuesto un nuevo récord desde el surgimiento del órgano fiscalizador, otros expertos consideran que, más allá de que ésta pueda ser considerada la generación de gobernadores más corruptos en la historia de México, lo que ha pasado en los últimos años es que la ciudadanía cuenta con más posibilidades de conocer las corruptelas de los mandatarios estatales, gracias al trabajo de las organizaciones civiles y la prensa independiente.