Partidos políticos, también culpables del desastre que se vive hoy en México

GurúOPINIÓN

Partidos políticos, también culpables del desastre que se vive hoy en México

GurúVisitas 148,983

El monopolio de la representatividad política que por años ostentaron los partidos políticos en México les permitió hacer y deshacer en nuestro país, vieron los cargos de elección popular como botines que, una vez llegando al poder, los despilfarraban a diestra y siniestra, gastándose el dinero público en fines privados: autos, casas, viajes, empresas, lujos, para cada uno de los integrantes de los partidos políticos y para sus dirigentes, todo con cargo al bolsillo del pueblo.

Este monopolio se rompió con la llegada de las candidaturas independientes, ahora no solamente los integrantes de partidos políticos pueden acceder al poder público en nuestro país. Sin embargo, en este primer intento de dar marcha con las candidaturas independientes hemos visto que no han funcionado como en teoría nos lo habíamos imaginado ya que, quienes formaban parte de los partidos políticos -que ya tenían en sus genes los vicios y mañas que se reproducen sistemáticamente allá- y no encontraron posibilidades de candidatearse, renunciaron a ellos y se presentaron ante la sociedad como candidatos "independientes". Ahí tenemos el caso de "El Bronco" un priista al que no le permitieron ser el candidato del PRI y decidió renunciar a su partido y presentarse como candidato a la gubernatura de Nuevo León. Otro caso igual es el de Alfonso Martínez, actual alcalde de Morelia, a quien se le negó la candidatura en el PAN y tan pronto lo supo, renunció para presentarse como candidato independiente. Los resultados de, al menos estos dos casos, son desastrosos. Las mismas prácticas de corrupción, opacidad, ineficacia, amiguismo y autoritarismo se han presentado tanto en el caso de Nuevo León, como en el caso de Morelia.

Así las cosas, de lo que se trata es de que transitemos a un modelo donde verdaderamente se permita la participación genuina y libre de la ciudadanía en los procesos electorales. Donde nos sean los políticos de siempre, vestidos de ovejas, los que "ciudadanamente" gobiernan municipios, estados o, incluso pudiera darse el caso, e propio país en beneficio de sí mismos.
Una propuesta es cerrarle la llave del financiamiento público a los partidos, ya basta que los mexicanos los mantengamos año con año con miles de millones de pesos. Aunado a lo anterior, debe negársele la posibilidad de presentarse como candidato independiente a todo militante de un partido político, no sin antes haber dejado pasar, por lo menos, seis años (un sexenio) de haber renunciado al mismo.