De la abundancia a la desgracia, la vida de Karime Macías

GurúNOTICIAS

De la abundancia a la desgracia, la vida de Karime Macías

Publicado el día 21 de Febrero del 2017
GurúVisitas 65,590

“Sí merezco abundancia”, se lee en una libreta Mont Blanc de Karime Macías Tubilla, esposa del exgobernador de Veracruz prófugo de la justicia, Javier Duarte de Ochoa, hallada el lunes junto a otras pertenencias de ambos en una bodega ubicada en Córdoba.

Tras estas palabras que parecen un mantra para atraer la riqueza, se podría trazar el perfil de una mujer que se dejó seducir por las mieles del poder.

Karime provenía de una familia rica que la educó con rigor, por lo que a sus conocidos les pareció extraño que cediera a los cortejos de Duarte, un joven de clase media-baja que por no tener padre tuvo que trabajar junto a su madre. Moisés Mansur, amigo de la joven y señalado como uno de los principales socios del exmandatario estatal, habría sido el cupido entre ambos cuando estudiaban en la Universidad Iberoamericana.

Ella, refinada y discreta, pero también exigente y dominante, se convirtió en la aliada invaluable para las aspiraciones políticas de Duarte y finalmente en el cerebro de un desfalco de millones de pesos al estado. 

Un reportaje de El Universal dibuja a una mujer que al inicio de la gubernatura de Javier Duarte le gustaba pasar inadvertida, por lo que frecuentemente visitaba la Ciudad de México.

“Empezó siendo generosa, comprensiva, tolerante y sensible, pero conforme avanzaba el fin del gobierno de Duarte sufrió una profunda transformación de carácter”, destaca el diario.

Karime le quitó temporalmente el control de su Twitter al gobernador y de las políticas de comunicación social del gobierno estatal, para lo que habilitó casi un ala completa en Casa Veracruz con oficinas destinadas aun grupo de ocho personas que manejaban todas las cuentas oficiales de las redes sociales.

Constantemente, la primera dama de Veracruz se reunía con actores tanto del ámbito social, político y hasta económico, de quienes escuchaba sus críticas del gobierno duartista.

Sin embargo, en los últimos meses del gobierno de su marido, Karime se volvió irascible y hasta intolerante, apuntan los que estuvieron cerca de ella. Así también perdió el interés en las actividades del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), al considerarlo una carga que restaba tiempo para atender a sus hijos.

La esposa de Duarte dejó de contestar el WhatsApp después de las elecciones de 2016, cuando perdieron la gubernatura.   

También consulta esta nota en Forbes México. 



¿Tienes fotos y videos de algún acto de posible negligencia, corrupción o abuso de autoridad?
Mándalo al WhatsApp de Guruchuirer: 5535057455.