La CDMX recibió anoche a Björk por primera vez.

GurúMÚSICA

La CDMX recibió anoche a Björk por primera vez.

GurúVisitas 401


La cantante islandesa Björk se presento por primera vez en el Auditorio Nacional de la CDMX, llena de euforia los fans la recibieron.
 
A las 8:43pm en punto la orquesta aparece en el escenario. El Auditorio Nacional imponente e impaciente recibe a Björk. Lleva puesto un vestido blanco impecable, su rostro está cubierto con una máscara que podría ser de un dragón, es de una colorida bestia que brilla.

Explota una muy larga ovación. “¡Te amo!.” El Auditorio aloja emoción contenida por las solemnes circunstancias. Violines, cellos, contrabajos, un director de orquesta islandés  y ella radiante en medio. “A petición de BJÖRK, por favor no tomar fotografías y/o videos del show.” Nadie duda en siquiera sacar el celular.


“Show me emotional respect, oh respect, oh respect

Empieza “Stonemilker” la canción que abre su más reciente disco Vulnicura (Vulni = herida, Cura = remedio). El núcleo de este tema es la apertura de sentimientos. El tiempo se detiene, Björk busca conectarse con su público y ellos cooperan.

“Your georgeous!”

“Your amazing!”

“I love you Björk!”

Cada grito inmediatamente es cayado con un “¡shhhhhh!” La mayoría de los gritos son de voces femeninas. Y a pesar de toda esta emoción y euforia, la gente respetar al recinto y a Björk, a la orquesta.

“Somehow I’m not too bothered either way”

“Every single fuck we had together”

Las pantallas a los costados amplifican sus movimientos. Mueve las manos y los brazos de arriba a abajo y después se encorva. Pareciera como si obtuviera energía de su alrededor. Como si primero la captara su cuerpo, le recorriera la piel, para, finalmente, expulsarla esa energía por la voz. Una voz que en vivo hace nudos la garganta. Perfiles y descripciones la han caracterizado como un ser etéreo, élfico o extraterrestre.

“My soul torn apart, my spirit is broken”

“Black Lake” es una canción de desamor y entonces el nudo en la finalmente se deshace como lágrimas. Las luces son obscuras, es un momento desgarrador e insoportablemente desolado. ¿Cómo poder compartir estas notas una y otra vez?


“Between the three of us, there is the mother and the child”

Björk camina al frente del escenario mientras pide auxilio: “heal me.” Comparte movimientos de shock con las primeras filas, mueve la cabeza hacía un lado, de nuevo y de nuevo. Björk es la protagonista de una tragedia que materializa en canciones con violín, en modo sinfónico.

“For our love kept me safe from death”

9:58 pm, la orquesta sale al escenario por segunda vez. Todos de negro, afinan sus instrumentos.

El segundo vestuario de Björk es un vestido corto, bombacho. Impecablemente blanco también. La máscara brilla en la obscuridad, se prende en colores neón iluminando un astro, los rayos del sol, o tal vez una aureola. En sus ojos no se distingue el iris, se ven dos agujeros completamente negros, las orejas saltonas.


“Shoot me beyond this suffer”

Un pequeño intro para dar paso oficialmente a la segunda parte.

“I’ve seen a man killed by his best friend”

“Emotional landscapes, they puzzle me confuse”

“Jóga” es hasta ahora la pieza más ovacionada de la noche. Una canción que casi alcanza la perfección, y el tiempo sigue detenido.

“Got down on her knees, the beast is back!”

El concierto comienza a ponerse obscuro y el público lo siente. Son momentos histriónicos, muy tenebrosos. Se siente incómodo: aquí no existe la costumbre encarar una obscuridad así que penetra los oídos con la poderosa voz de Björk y los muchos músicos que interpretan amplificando esta angustia.

“I’m a fountain of blood, in the shape of a girl”

“When I’m broken I am whole, and when I’m whole I’m broken”

Björk susurra “grrracias,” para dar paso a su canción sobre claustrofobia, “Mouth Mantra.”

“My throat feels stunned, I was not allowed”

Cada vez que Björk termina una pieza bebe un distinto brebaje de una selección de vasos con popote que tiene sobre una mesita negra. Björk camina de un lado al otro del escenario: su tutu la hace ver como una pequeña niña moviéndose al frente de una imponente orquesta. Da pequeños pasos como si jugara con todos.

Da el más eufórico “grrracias” de la noche. Sale del escenario para regresar al encore y presentar a la orquesta quienes presume, son mexicanos. El director es islandés. En las dos últimas canciones se ve extasiada, sonríe. Agradece y le hace unas cordiales reverencias a su público para después despedirse con toda la elegancia del mundo y salir por un lado. La orquesta también ganó.

Al salir cientos de espectadores con pantalones entubados, piercing y pelos de colores comentan. “No sé, estuvo muy sinfónico. En Ceremonia va a tocar con ARCA.” – “¿Vas a ir?,” “no, no tengo varo.” Algunos que van en pareja, simplemente se abrazan. Hay gente llorando, o gente que corrió a comprar merch oficial: hay un tumulto como si regalaran algo. Es verdad, este es el primer round. Nos falta Ceremonia. ¿Una reseña en dos partes?

Fin de la primera parte.

SETLIST

1. Stonemilker
2. Lionsong
3. History of Touches
4. Black Lake
5. Family
6. Notget
7. Aurora
8. I’ve Seen It All
9. Jóga
10. Vertebræ by Vertebræ
11. Bachelorette
12. Quicksand
13. Mouth Mantra
ENCORE
14. The Anchor Song
15. Pluto

También puedes consultar la nota en Sopitas.