La impunidad a la esposa de Duarte es una verdadera chingadera: académicos y activistas.

GurúNOTICIAS

La impunidad a la esposa de Duarte es una verdadera chingadera: académicos y activistas.

GurúVisitas 33,103

Es una auténtica "chingadera" que el Gobierno de México permita que Karime Macías, quien está involucrada hasta el cuello en el desfalco a Veracruz, pueda escapar libremente a Londres donde se exiliara en un chalet que Duarte compro con dinero que robó a los veracruzanos, dice Juan Carlos de Alba Martínez, académico de la Universidad Autónoma de México. 

“Cuando detuvieron a Sara Luz Herrera Cano, ex Alcaldesa de Alvarado, Javier Duarte pidió que la humillaran por haberlo ‘traicionado’, la vistieron de color naranja, le pusieron esposas y en chanclas la hicieron desfilar delante de la prensa, aún con el peinado de salón”, relata Ignacio Carvajal, del portal Blog Expediente. 

“Al detener a Martha Lajud, para facilitarle un negocio a Arturo Bermúdez, igualmente la humillaron, la esposaron y le dieron su paseíllo delante de reporteros, la presionaron y vivió toda clase de malos trato en Playa Linda.

Lo mismo con la ahora Diputada María Josefina Gamboa Torales, a quien además de la humillación mediática le tocó ‘la negra’ en Playa Linda y en Tuxpan, meses de malos tratos y de presión para doblarla”, enlistó el periodista veracruzano.

“Después de haber humillado a tantas mujeres, el karma llega a Javier Duarte, que en Guatemala fue abucheado por los presos de la Mara Salvatrucha y sale en fotos esposado, tirado en el suelo”, relata el reportero veracruzano.

La suerte de Javier Duarte de Ochoa dista de la su familia. Sin autoridad mexicana que la detuviese, Karime Macías, la esposa del ex Gobernador dejó Guatemala y hoy emprendió su viaje a Londres, Inglaterra. Académicos y analistas ven pactos de impunidad.

Una foto publicada por funcionarios de la Fiscalía General de Veracruz y medios muestran a Karime Macias Tubilla y parte de su familia en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para viajar al extranjero.

La esposa de Duarte estaba acompañada de sus hijos, sobrinos, su hermana y cuñado, Verónica Macías y Armando Rodríguez, respectivamente.

Macias Tubilla tomó un vuelo con destino a Atlanta, Estados Unidos, para después ir a Londres, Inglaterra. El periódico Reforma consultó autoridades portuarias que le detallaron que la ex primera dama de Veracruz abordó el vuelo 0366 de Delta.

“Mucha gente supone que pudo haber un acuerdo con Duarte para dejar libre a sus familiares, esa suspicacia podría borrarse en caso de que sí se proceda. La percepción de todos es que ella tiene responsabilidad. Y eso indigna muchísimo”, dijo José Antonio Crespo, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Tanto el Ministro de Gobernación de Guatemala Francisco Rivas Lara, como la Fiscal General guatemalteca Thelma Aldana Hernández, han confirmado a este medio que la familia sólo pudo ser detenida si la Procuraduría General de la República (PGR) solicitaba una orden de aprehensión por presuntos delitos cometidos en México.

Macías se encontraba en el mismo hotel, Riviera de Atitlán, junto a sus tres hijos, su hermana y concuño, cuando Javier Duarte de Ochoa fue sorprendido por la Interpol Guatemala.

Las autoridades guatemaltecas se limitaron a revisar el estatus migratorio de la familia, que se encontraba en orden.

Un pasaporte falso de Karime, y otro de Duarte, nunca llegaron a las manos de la pareja al ser incautados en Chiapas en noviembre. El detenido sería el indicio que llevó a la captura del ex Gobernador, quien sí entró ilegalmente a Guatemala.

“A mí me parece que Duarte está haciendo gala de un altísimo nivel de prepotencia de asumir que puede disfrutar de total impunidad en este país”, dijo Iduvina Hernández, especialista en seguridad de la organización guatemalteca Seguridad en Democracia.