Con el muro de Trump o sin él, el que dice quién pasa es el crimen organizado: padre Solalinde

GurúNOTICIAS

Con el muro de Trump o sin él, el que dice quién pasa es el crimen organizado: padre Solalinde

GurúVisitas 12,229

El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra afirma que el muro de Donald Trump no sellará la frontera entre Estados Unidos y México, pues quien define quién entra y quién no a Estados Unidos es el crimen organizado, que durante la ruta del migrante secuestra, extorsiona, entierra, vende y trafica órganos de quienes quieren cruzar a territorio estadounidense en busca de un mejor porvenir. Los criminales son los que deciden, insiste el activista, apoyados en la corrupción del Instituto Nacional de Migración (INM) en el territorio mexicano y también en los corruptos del “otro lado”.

Ciudad de México, 23 de julio (SinEmbargo).- Aunque Donald Trump selle la frontera de Estados Unidos y México con un muro, los migrantes seguirán cruzando, pues quien define quién entra y quién no, es el crimen organizado que opera gracias a la corrupción de ambas naciones, afirmó en entrevista conSinEmbargo el sacerdote y defensor de los derechos humanos Alejandro Solalinde Guerra.

“Los migrantes van a seguir pasando, aunque en este momento Trump sellara la frontera es demasiado tarde porque ya están adentro. Pero por otro lado, tampoco van a dejar de pasar, no van a dejar de pasar y el costo político será muy alto para los que repriman a los migrantes, el costo económico para los que tienen  que pagar y el costo en vidas para los que tengan que quedarse en la travesía migratoria.Los migrantes no van a dejar de pasar, ellos verán la forma, les cobrarán más pero van a seguir pasando. Pero además hay otra razón: por más muros que ponga Trump, el que dice quién pasa y quién no es el crimen organizado”, dijo el sacerdote.

El crimen organizado opera en ambas fronteras gracias a la corrupción de los dos países, agregó Solalinde: “no hablo solo de corrupción, porque corrupción hay de aquel lado y de este lado. La corrupción permite que se hagan pasillos, puentes, cruces de migrantes con la complicidad de los de aquí y los de allá, pero no me refiero a eso, me refiero al crimen organizado que tiene medios, que puede pasar en minutos en lancha de motor a los que puedan pagar de este lado a otro lado. No lo pueden evitar porque la porosidad de la frontera, tanto la del sur, como la del norte, la manejan los cárteles”, afirmó.

Alejandro Solalinde recordó que la contención de los migrantes se puso en marcha con el Plan Frontera Sur con el Presidente Enrique Peña Nieto con el “visto bueno” de los demócratas de Estados Unidos. A través de ese plan, dijo, México puso “las fosas y Estados Unidos puso las armas” y con la complicidad del Instituto Nacional de Migración (INM) en contubernio con el crimen organizado, los migrantes han sido masacrados, enterrados y vendidos.

“¿Cómo sella México su frontera norte? Poniendo de todo el lado mexicano cárteles que secuestran, que extorsionan, que tratan a las personas, el tráfico de órganos por supuesto que sí. Las fosas. Las armas las pone Estados Unidos, estamos mal. Yo pienso que lo único que sí es ventaja es que Trump fue descarado, claro y afloró mucha de esa gente de Estados Unidos que es racista, discriminatoria”, expuso.

El sacerdote lamentó que aunque gane Hillary Clinton o Donald Trump la silla presidencial en Estados Unidos, los migrantes centroamericanos y mexicanos seguirán siendo masacrados en México.

“Claro que sí, el crimen organizado y el instituto criminal de migración, imposible separar migración de la corrupción, de la política, imposible separar migración de los cárteles, no se puede. Les está yendo mal a los pobres migrantes. Los días 3 y 4 salí de Oaxaca con un grupo de adolescentes, el 5 ya estábamos definiendo los que se quedaban y se iban; la mitad decidió irse. Tenemos la información de que están en México dirigiéndose a Tamaulipas, están allá, otros sabemos que van a Sonora y otros a Tijuana, esto es peligrosísimo, porque en todos los lados están secuestrado, extorsionando, pero sí pueden pasar. La única esperanza de que sí pasen, es dando muchísimo dinero. Ahorita tenemos entre 32 a 36 cubanos secuestrados en Cancún, están pidiendo 10 mil dólares, por cada uno”, reveló.

Solalinde Guerra agregó que México, es un país hipócrita y traidor con “sus hermanos del sur” y con respecto a Estados Unidos es “infiel, porque le paga, pero no para cometer atrocidades, le pagan para contenerlos, repatriarlos”.

El defensor de los derechos humanos estimó que gane quien gane las elecciones de este año en Estados Unidos, ambos candidatos se verán presionados por el tema migratorio: “si sale Hillary, ella está muy presionada por demócratas que son de la corrientes antimigrantes, si sale Trump, ciertamente tratará de moderar un  poco su política hacia México, pero no va a evitar que los migrantes en Estados Unidos se unan en contra de él, y entonces sí se organice como una gran fuerza dentro de Estados Unidos. Nada más mexicanos hay de 30 a 32 millones, más los otros latinos”.

Alejandro Solalinde no es el único activista que se ha referido a las fosas que México cava para enterrar migrantes. En marzo de 2013 Fray Tomás González Castillo, director del albergue La 72 de Tenosique, Tabasco, denunció amenazas de muerte en su contra y en junio dijo a SinEmbargo que “mientras Estados Unidos levanta muros, nosotros cavamos fosas para enterrarlos”.