¿Quién le cree al PRI? ¡Yo tampoco!

GurúOPINIÓN

¿Quién le cree al PRI? ¡Yo tampoco!

Publicado el día 06 de Octubre del 2017
GurúVisitas 1,825

De repente, en un abrir y cerrar de ojos, después de la terrible tragedia de los terremotos del 07 y 19 de septiembre, los dioses del Olimpo escucharon las plegarias de la sociedad mexicana, una sociedad que se encuentra sofocada por la inconsciencia y mezquindad de todos los partidos políticos, la magna subasta del “quién da más” tocaba nuestras puertas convirtiendo la indescriptible tragedia en el primer acto de campaña de cada uno de los institutos políticos.

Sin querer, o queriendo, de un plumazo, todos se convirtieron en líderes populistas, ese mote que regularmente sólo le correspondía al considerado un “peligro para México”, sin embargo, lo que inició como una subasta de repente se convirtió en un juego de póker, las vastas apuestas se entrelazaron con la magia del engaño, el “bluff” del póker o el fanfarrón del barrio creyó encontrar la mágica grieta o la lámpara de Aladino, el PRI, a la más vieja usanza, se convirtió en el instituto “más caritativo”, con la más alta apuesta y en franco reto a los demás: propone suprimir el total del financiamiento público a los partidos políticos, así como eliminar las senadurías y diputaciones plurinominales, de bote pronto suena atractivo para una sociedad hasta la madre de mantener a una gran cantidad de parásitos, sin embargo, hay que leer entre líneas los enormes pergaminos de letras chiquitas como parte de los mágicos contratos.

No darle un centavo a los partidos políticos, suena de maravilla y se lee aún mejor en el Facebook o en el Twitter, al igual que la eliminación de los senadores y diputados plurinominales, las dos propuestas más populistas que pudiéramos encontrar en el Menú 2018, desgraciadamente, esto nos catapultaría a un escenario igual o peor que antes de la primera reforma política electoral.

¿Por qué?

Definitivamente tenemos razón los ciudadanos en el sentido que los partidos políticos nos han faltado al respeto y su desfachatez en el despilfarro, en la lucha del poder por el poder y la corrupción y opacidad con la que han manejado nuestro dinero, no merecen misericordia alguna, sin embargo, es peor aún hacerse un harakiri, dejar en manos de la iniciativa privada y/o del narco, el financiamiento de las campañas electorales, significaría legalizar lo que hasta ahora han hecho y vender el país en pedazos, de manera cínica, descarada, pero legal; además de que la ventaja, como en los casinos, la tiene la casa, los recursos federales en 2018 sólo le pertenecerían al PRI.

Por otro lado, habría que recordar la razón fundamental de la representación proporcional, comúnmente conocida como los pluris del Congreso.

Si bien es cierto que existe un manejo discrecional en las listas de plurinominales y se han convertido en un foco de compadrazgo, influyentismo y chapulinazgo, el origen es darle un peso específico al voto de cada ciudadano, que tenga valor cada sufragio sin importar la elección, adicionalmente es la mejor forma de tener una cancha más pareja, es el handicap de los bolos, con la firme intención de tener una democracia representativa.

Si aún no les queda cien por ciento clara la estrategia priista, les comparto un fragmento de este texto que me ayudó a terminar de comprender la lógica priista de hoy. 

Decía Arnaldo Córdova, QEPD, el Domingo 10 de marzo de 2013 en su artículo de La Jornada, El nuevo viejo PRI:

“El PRI ha sido siempre, desde su fundación en 1929 y su refundación, en 1938, un partido de Estado, hecho desde el Estado y para servir como un instrumento en manos del Estado en el gobierno de la sociedad. Nunca se ha parecido a lo que son los verdaderos partidos: organizaciones de ciudadanos, fundadas por ellos y manejadas por ellos mismos con la finalidad, eso sí, de alcanzar mediante elecciones el poder del Estado. El PRI nunca ha sido una organización ciudadana independiente del Estado, ni siquiera en el interludio panista en la Presidencia de la República, cuando los gobernadores priistas llenaron el vacío del presidente.

Desde sus inicios, el PRI no fue, como cualquier partido, un organismo que se fijara como objetivo la conquista del poder o su conservación una vez obtenido. Este partido oficial fue una maquinaria de control, primero de los grupos revolucionarios (cada uno con su propio partido) que hacían reinar la anarquía y el desorden en el control de la sociedad y, después, de las masas organizadas (obreros, campesinos y sectores populares de diversa índole) que eran el sostén del consenso social en el que se apoyaba el Estado de la revolución. Nunca funcionó como una maquinaria electoral independiente. Su control de la sociedad residía en la administración de los diferentes intereses agrupados y representados en él.”

¿Aún no le queda claro?

Este es el punto de quiebre, es el momento crítico, donde entregar el voto puede implicar entregar el futuro, el PRI apostó doble o nada, es muy simple, el escenario antes del 19 de septiembre era catastrófico para ellos, pero se abrió una ventana que sólo tú puedes cerrar, la del oportunismo de la desgracia.

Si caemos en la trampa del chantaje y de la magia de un Clavillazo de segunda que, desde su elección, no ha sido mas que un vocero adicional de la Presidencia, podrían significar otras ocho décadas de gobiernos priistas.

Sin desperdicio te hago una seria y crítica pregunta:

¿Estás dispuesta/o a ese tétrico escenario?



¿Tienes fotos y videos de algún acto de posible negligencia, corrupción o abuso de autoridad?
Mándalo al WhatsApp de Guruchuirer: 5535057455.