Votar por Meade es votar por Videgaray

GurúOPINIÓN

Votar por Meade es votar por Videgaray

Publicado el día 29 de Noviembre del 2017
GurúVisitas 3,079

El problema no es Meade. Es Videgaray.

El problema no es Meade. Es quién lo ungirá como candidato presidencial: el Grupo Toluca. Sí: el PRI más corrupto, antidemocrático y oscuro.

El problema no es Meade. Es a quiénes representará: a los Videgaray, Peña, Montiel, Romero Deschamps, Duartes, Borge, Yarrington, Gamboa, Camacho Quiroz y toda esa fauna política que ha saqueado al país en los últimos años.

El problema, pues, no es José Antonio Meade.

El problema, entonces, es que será candidato del PRI mexiquense.

*****

El “destape” de José Antonio Meade como candidato presidencial del PRI no fue el lunes pasado, 27 de noviembre, en Los Pinos. Ni lo hizo Enrique Peña Nieto.

Vamos: ni siquiera ocurrió ante diplomáticos el miércoles 22 de noviembre, cuando el presidente Luis Videgaray…¡perdón, el Canciller Luis Videgaray!, presentó al titular de Hacienda como virtual abanderado presidencial del PRI, bajo una frase que no dejó dudas: “Bajo el liderazgo de José Antonio Meade, hoy México tiene rumbo, estabilidad y claridad en las decisiones de la política económica”.

El verdadero “destape” de Meade como futuro candidato presidencial del PRI no fue en un acto público, ni mediante un discurso o durante algún evento. No. Fue a través de una fotografía.

Sí, aquella fotografía difundida por Videgaray el 31 de marzo de este año, donde se observa a los entonces estudiantes de Economía en el ITAM, Luis Videgaray y José Antonio Meade, cargando una mesa juntos en lo que parece ser un día de campo. Sonriente, Meade. Relajado, Videgaray. Se apoyaban. Juntos desde entonces. Aquella postal llena de simbolismo político se convirtió en el mensaje inequívoco de que Meade sería el candidato.

¿Cuál fue su significado?

Somos amigos, estamos juntos, nos apoyamos y cargamos no una mesa, sino un futuro.

“Señores, aquí está su candidato y se llama José Antonio Meade, fue la simbología de esa fotografía, sabedor Videgaray de sus nulas posibilidades de ser candidato por el fuerte rechazo que tiene entre la población”, escribí desde el pasado 23 de agosto en este espacio, detallando los porqués del afianzamiento de Meade como próximo abanderado presidencial priista. No había duda alguna de que él sería el elegido. (A mayor detalle, ver columna Meade: candidato del PRI…¿y también del PAN? Martín Moreno 23/VIII/2017 SinEmbargoMX).

Y hoy, se confirma esa candidatura.

Así lo quiso Videgaray.

Así lo operó Videgaray.

Así lo destapó Videgaray.

*****

De José Antonio Meade tengo una buena impresión. Sin haberlo tratado ni entrevistado aún, me parece un funcionario eficaz y, hasta ahora, honesto. En varias ocasiones he escrito que fue un error mayúsculo de Peña Nieto haberlo sacado de Hacienda al inicio del sexenio y enviarlo a Relaciones Exteriores. Meade debió haberse quedado en Hacienda y evitar así el desastre provocado por su amigo, Luis Videgaray, con la perjudicial Reforma Fiscal.

Sin embargo, las circunstancias en política lo son todo.

Y, hoy por hoy, esas circunstancias perjudican más que ayudar a Meade.

Echemos un vistazo:

Meade será el candidato de Luis Videgaray, quien se asume como el jefe nato del PRI, por encima inclusive de Peña Nieto. Fue Videgaray quien destapó a su amigo del ITAM hasta en dos ocasiones – con la fotografía y ante diplomáticos-, mucho antes de que Peña lo formalizara en Los Pinos. En pocas palabras: Meade será candidato presidencial del PRI porque Videgaray así lo quiso, sabedor que ningún priista – ni él, ni Osorio Chong ni Nuño-, podrían ganar la presidencia por el enorme desprestigio que llevan en los hombros ante el fracaso peñista. Así que no nos equivoquemos: el uno de junio de 2018, un voto en favor de José Antonio Meade, será un voto en favor de Luis Videgaray. Así de sencillo.

Meade será también el candidato de Peña Nieto, para cuidarle la espalda ante la enorme estela de corrupción que deja tras su paso por la presidencia. ¿O acaso Meade investigará a fondo la corrupción que indudablemente rodea a Los Pinos, y en general, al gobierno de Peña? La respuesta es no. No lo hará. Para eso lo impulsan: para aprovechar que no es priista y que no está tan contaminado. Empero, el precio que deberá pagar Meade es muy alto: ser la tapadera de la corrupción peñista. No investigar a Peña. Ni a La Gaviota. Ni a Videgaray. Ni a Ruiz Esparza. Ni a Luis Miranda. Ni a Eruviel. Ni a del Mazo. Absolutamente intocable el Grupo Toluca. Si quiere ser presidente de México, Meade tendrá que arrancarse los ojos y ser ciego para no ver la corrupción que azotó al país durante este sexenio.

Meade será el candidato del Grupo Toluca. Tampoco nos equivoquemos en este lance: Meade ya fue cobijado por el priismo más corrupto y antidemocrático del país: el mexiquense. A querer o no, Meade será arropado por la forma de hacer política de Hank González, de Peña Nieto, de Arturo Montiel, del clan del Mazo. Es un ejercicio de pragmatismo puro: préstanos tu nombre y tu prestigio, que nosotros te haremos Presidente. A como de lugar. Cueste lo que cueste. Meade tendrá que tragar sapos cuando se le acuse de ser candidato presidencial del partido de la corrupción, del saqueo, de los gobernadores ladrones, de quienes han envilecido al país con su bandidaje. ¡Ni cómo negarlo!

Meade será el candidato del fraude electoral. En las encuestas recientes del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) y de El Financiero, la diferencia entre Andrés Manuel López Obrador y Meade es abismal: 20 puntos. AMLO 30 por ciento, Meade 10 por ciento, en promedio. Así como hablamos de la eficacia de Meade, también hablemos de su alejamiento de las clases media y baja: no lo conocen. “Pepe popular”, le gritaban los cetemistas, buscándole un halo del que Meade carece: el ser popular. No lo es. Meade no debe auto engañarse y ser consciente de cómo lo quieren llevar a Los Pinos: a la manera como ganó el PRI en 1988, mediante el fraude electoral a Cuauhtémoc Cárdenas. O como lo hicieron este año en el Edomex. Meade sabe que el PRI no le apostará todo a su personalidad, sino a la maquinaria partidista: a la compra de votos, a la difamación en contra de sus adversarios políticos, a la ceguera del INE y del TEPJF, al aniquilamiento de la democracia. Meade, por sí solo, no les garantiza el triunfo. Peña, Videgaray y el PRI necesitan del fraude, y a él recurrirán para garantizar impunidad después de 2018. Sin duda.

*****

“Este es un bello día…”, dijo Carlos Salinas de Gortari en Los Pinos, cuando ocurrió el destape de Luis Donaldo Colosio.

“Me da mucho gusto saludarles esta mañana, fresca, pero hermoso día…”, matizó Peña Nieto, en una copia de la entrada del discurso salinista.

Es un pequeño detalle, si se quiere, pero, a final de cuentas, significativo: la mano de Salinas de Gortari detrás de la sucesión presidencial del PRI, que será tema de otra columna.

Por lo pronto, desde hoy, algo ya nos debe quedar muy claro:

Votar por Meade es votar por Videgaray, por Peña, por Romero Deschamps, por Gamboa, por Montiel. Por el PRI más nocivo del país.

Sin duda.

TW: @_martinmoreno

FB / Martin Moreno



¿Tienes fotos y videos de algún acto de posible negligencia, corrupción o abuso de autoridad?
Mándalo al WhatsApp de Guruchuirer: 5535057455.